Design Thinking como fuente de innovación

El lunes día 22 de Octubre de 2010 fui a un seminario The Mill, mini curso de formación sobre Design Thinking, impartido por Juan Freire en StepOne muy interesante.

Interesante por qué. Principalmente porque el curso empezó anunciando la conclusión de que el Design Thinking ha fracasado, y ¿qué es el design thinking o pensamiento de diseño? Pues bien, el design thinking básicamente es utilizar el método de trabajo aplicado por los diseñadores en el día a día e implementarlos en empresas, productos, servicios, de cualquier ámbito con el fin de innovar, y la verdad es que me parecía interesante que me hablasen como diseñador que soy, como si no fuera diseñador. Me interesaba la visión que se puede tener de nuestro trabajo, conocer lo acertado o no que puede llegar a ser y por supuesto encontrar otras aplicaciones que se le puede dar de cara a generar nuevo negocio.

No es nada nueva la necesidad de las empresas de innovar, pero la velocidad ha aumentado porque ahora toda la sociedad está en movimiento y esto ya si que no para. El entorno es muy diverso y muy competitivo, ya no es necesario ser una multinacional para convertirse en una empresa puntera y por esa razón hay que estar vivos, y para colmo (de todos los bienes) los consumidores sabemos lo que queremos y lo queremos cuanto antes. Ya si es posible. Si no somos rápidos, perdemos nuevas oportunidades. Hay que ser ágiles y dar salida a las ideas porque si no, llegará otro y se nos adelantará. Si no contestas a un cliente a tiempo, idem. No es nada nuevo, pero ahora más que nunca como decía Jack Welch, ex-director general de GE, ‘Cambia antes de que tengas que hacerlo’.

Pues bien, en este sentido es en el que un biólogo / científico que no sé como ha llegado a la comunicación (cosa que nos pasa a muchos), nos estuvo hablando de como trabajamos los diseñadores de forma muy realista. Durante mucho tiempo ha existido el meme de que el diseñador es aquel tipo cool, que sabe de tendencias y que está a caballo entre el artista y el comunicador, que los habrá, pero supongo que será como las meigas. El planteamiento de Juan Freire del trabajo de diseñador es un planteamiento mucho más metódico y en ocasiones cercano a la arquitectura y la ingeniería, cosa con la que por supuesto estoy totalmente de acuerdo ya que en esta casa al menos, trabajamos en una línea muy parecida. Os cuento brevemente cual es el método de trabajo que aquí empleamos y que nos funciona:

1º/ Recogemos un briefing: llega el cliente y te pide un trabajo.

2º/ Ahora hay que entenderlo: así que se analiza, se le da mil vueltas, se busca a ver si hay algo parecido en tu mercado o en otros semejantes o no, de donde aprender y tomar ideas. Y con más idea sobre lo que nos han contado, dialogamos con nuestros clientes. Y lo más importante de todo, definimos sus objetivos.

3º/ Conceptualización: una vez todo está claro, empieza lo más duro, se empieza a dar forma tanto conceptualmente como nos planteamos qué usos se van a hacer en el futuro, qué forma va a tomar, donde va a vivir, quien lo usará… trazar un mapa etnográfico al fin y al cabo. Elegimos la idea que más nos convence y empezamos a pensar en qué vamos a presentar al cliente para hacerle entender la materialización de la solución a su problema y que no sienta que le estamos vendiendo una marcianada, -aunque a veces hacemos alguna-. Puede ser una wireframe, un dibujo hecho a mano, un vídeo, muñecos hechos de plastilina, lo que se nos ocurra que pueda hacer entender la idea lo mejor posible y que no nos lleve más tiempo que lo estrictamente necesario.

4º/ Prototipado: una vez vendido el proyecto, le damos forma y empiezan las pruebas. Lo más importante es que diferentes tipos de usuarios empiecen a probar a ver si se entiende la idea. Y esto va y viene las veces que haga falta.

5º/ Cierre del proyecto: cuando parece que todo está cerrado, publicamos.

Dicho esto, nuestro trabajo y aquí viene la parte más de artistas, no es un trabajo lineal, es y otra vez estoy de acuerdo con JF, es un proceso de ida y vuelta. En medio de todos los procesos nos damos muchas veces cuenta de que nos equivocamos. Si nos equivocamos, rectificamos. Las rectificaciones son sin duda, mejoras, aunque volvamos a equivocarnos con estas rectificaciones. En fin, se convierte en aprender de todo, de los usuarios, lo que nos dice la gente, lo que analizamos en las métricas, la evolución del mercado, etc, etc, etc…

El otro pilar de la ponencia como mencionaba al principio, es el fracaso del design thinking. Esta idea se basa en que no hay fórmulas milagrosas. Cierto es que puede haber carencia de método en muchas empresas, que acoplar todo un equipo a estos procesos es todavía más complicado si cabe, por no decir ya lo complicado que puede ser instaurarlo como filosofía de empresa. Pero realmente creo que es un buen ejercicio que pueden hacer muchas empresas con las debidas ganas de hacer cosas nuevas que disponen de tiempo y presupuesto que dedicarle. Y muy importante también y siento si se nota mi tono de agotamiento en dicho tema, no podemos pretender todos crear Start Ups, creo que no es sano para el entorno y que además genera mucha frustración en los grupos de trabajo, y puede ser perjudicial. Dicho esto, creo que está muy bien intentar implementar métodos y en su implementación creer en ellos.

Por último y para cerrar, hay que reconocer que al design thinking y la innovación nacen del trabajo y por supuesto de una directiva empresarial segura, potente, que crea en lo que hace, con capacidad de liderazgo entre otros aspectos como punto de partida. Creo que todo depende de los equipos, las personas, los mercados y la filosofía de empresa y que en función de todas estas variables, puede ser una técnica muy eficaz o un absoluto fracaso. En definitiva, nada es la panacea.

Un pensamiento en “Design Thinking como fuente de innovación

  1. Pingback: Design Thinking como fuente de innovación | Simbiótica | Desarrollo de Nuevos Productos | Scoop.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *